LA MYSTIKA
 
ZAMBA DEL CANTOR ENAMORADO
 

El viejo Río Cosquín
fue testigo quieto de un desengaño
que un guitarrero cantor
sufriera en el arenal
cuando se escondía el sol.

 

Cuentan paisanos de allá
que un amanecer se escuchó su canto
era un lamento de amor
que del pecho le brotó
y entre los cerros quedó.

 

Quisiera verte volver
en una tarde de enero
si vuelves me encontrarás
en la orilla del Cosquín
con mi guitarra cantora
y en mis labios sentirás
que aún perdura el amor
que me dejaste al partir.

 

*******

Letra y Música: Hernán Figueroa Reyes.

 
© 2004 - www.ENSALTA.com - 2019 ®